jueves, 4 de febrero de 2010

el lápiz baila, lo que el alma canta

Amor improvisado

Se posa el ruiseñor cerca
de la hermosa flor,
para contar cuentos
de ninfas y estrellas.


Cantando la melodía del amor,
la invita a navegar
en el mar de la ilusión,
extraviados en la tormenta
de la pasión.


Que entre nubes blancas,
cual dondiego de la noche
abre sutilmente sus pétalos,
para depositar el amor improvisado
en su pistilo venerado.


Amor improvisado,
que toma forma en su interior;
que al ser anunciado
alza el vuelo el ruiseñor,
dejando el eco de un adiós
y la improvisación de un amor.
Leonardo Alvarado Z.


Pasiones espaciales

Mientras canta la luna,

el sol la mima con ternura

haciéndola eclipsar entre sus brazos,

que la envuelven con frescura.


Luna ingrata y bella,

por qué te marchas por el día

dejando las rosas entre las estrellas.


Por qué dejas solo aquel novato

con tal ardiente afecto,

escondido en su principiante falo.


Luna de cristales rotos,

Cautiva eres de tus errores,

Y prisionera de tus sueños

Confundidos por el canto de la aurora.


Cuando cante la joven triguera

Se perderá el ingenuo cariño,

Serás libre al amor

Bailando con los astros;

Bailando con el sol.

Leonardo Alvarado Z

El fruto de la discordia

En el árbol más lindo
Se encuentra el fruto del amor,
En sus ramas descansan
El sueño, y la ilusión.


Con el deseo de tener en su ramadas
Aquel fruto lleno de alegría,
Que un jardinero sembró en su vida;
Dejándola cubierta por el manto
De tristezas y agonías.


Mientras el buitre vuela
Esperando que muera su presa,
Y que el odio la envuelva en llanto,
la desilusión la acoja en sus brazos.


Mientras subastas entre ratas,
El fruto más lindo;
Tu crees es del árbol prohibido
Sin saber que Dios bendijo.

Los pájaros cantan la incoherencia,
El viento sopla con rabia,
La locura invade la cordura
Mientras la muerte brinda con vino
La victoria ante la vida……

Leonardo Alvarado Z.

UN VIENTRE MARCHITO

LA CORDURA DE UN AMOR IMPROVISADO

CAMINA POR LA BARANDA DEL ODIO,

QUE PARADO EN EL CENTRO DE UN ASPA

ECHA UNA MIRADA DESESPERADA

A LOS MONSTRUOS DEL PASADO,

ENTRA EN LA NOSTALGIA EL DESTINO,

Y EL TRÉMULO CORAZÓN PENSANDO:

¿CUANDO DEJARáN DE ASPEARME ESAS VOCES

QUE ECHAN EN LLANTO A LA CUNA MATERNA,

Y MATAN SIN PENSAR EL CLAROR PATERNO?

SERÁ CUANDO DESPIERTE DE ESTA PESADILLA

QUE REFRESCAN MIS PENSAMIENTOS

EN LAS PISCINAS DE LA MALDAD,

ENVUELTOS EN AIRES DE ANGUSTIA

QUE SECAN CON TAL CUIDADO MI LLANTO;

¿QUE CORTA MI PULSO Y AUMENTA MI RABIA?

EL DESTIERRO DE UNA PEQUEÑA ALMA,

QUE DEJA LLANTOS FRÍOS Y FANTASMAS ATORMENTANDO,

UN VIENTRE MARCHITO EN VUELTO EN SOLEDAD,

UNA SONRISA TRISTE Y UNA MADRE EN ORFANDAD.

LEONARDO ALVARADO Z.

Una pesadilla real

Ayer me levante entre sueños
Y vi a la miseria caminar entre nosotros,
A la mediocridad dar clases,
Y Al conocimiento desnutrido estirar la mano
Por un poco del saber.


Ayer me levante entre sueños
Y vi a la moral arrastrase,
Y oí esa sonrisa de hiena de la inmoralidad
Mientras la golpeaba en la cabeza.



Ayer me levante entre sueños
Y vi a nuestros derechos ser aplastados,
A la verdad humillada,
Y a la justicia callada
Por el dulce canto seductor de corrupción.


Ayer me levante entre sueños
Y vi la inocencia morir por desangre,
Y oí reír a la culpa escondida tras mentiras
Mientras la libertad cerraba los ojos,
Y la voz de la justicia en el horizonte se perdía.


Ayer me levante entre sueños
Y vi la paciencia sentada a la derecha
De la surta libertad,
Que espera un ideal escueto de cobardía
Y un corazón surtido de emociones.



Ayer me levante entre sueños
Y vi a la verdad surtir de valentía su coraje
Y humillar a la mentira,
Y vi al joven revolucionario gritar con alegría
Libertad, y libertad en la vida.

Leonardo Alvarado Z

Cuando nació la amistad

dos corazones en un mismo nido,
el calor y el frío los envuelven,
congela el pasado y caliente el presente,
simplemente destierra del nido al futuro,
grita cuando quieras gritar,
llora cuando quieras llorar,
pero jamás abandones la risa
que en ti es particular.


Amistad una sola,
sin importar que revienten volcanes,
sin importar que hiervan las dudas
del cálido corazón que enmudece su pensar,
mientras todos comen de una oruga verbal,
ocultándose tras la falsedad y la hipocresía,
nosotros nos alimentamos de una dulce amistad,
que ni un ataque nuclear de palabras sueltas,
ni un ataque del gas letal de la infamia podrá aniquilarla.


Amistad una sola, dura, fuerte, y hermosa,
que pasea por bosques y valles marchitos
devolviéndole su color característico,
regalando la alegría necesaria,
que la lengua entupida no puede talar, ni entristecer,

porque una lágrima se seca con un pañuelo de amistad.


Amistad una sola,
que siembra en desiertos la más hermosas flores,
floreciendo en cada corazón la más lindas risas;
Con esta copa de lágrimas valiosas,
hago un brindis por la más hermosa,
la más valiente, por la única y verdadera alegría,
por ti, por mi, por nuestra amistad.

Leonardo Alvarado Z

El virus del amor

En un barrio de esta ciudad
Se organiza el comercio más popular,
Jóvenes que venden sus sueños,
Polvos mágicos que los invitan a volar
A un mundo artificial.


Entre cada esquina el virus del amor
Se pasea entre fragancias de clemole y salvia
Recubierto por el mejor cuerpo,
Ofreciendo el servicio más popular
Una noche de placer para tu primera vez.


Primera vez que sin saber
Puede ser la última,
Pero el principio del dolor más grande
Del dolor que ofrece el virus del amor.



Aliada de la muerte
Que seduce tus calmas, tus ansias
Para poder tenerte
Abrasándola eternamente.


Aprovechando que la vida te da la espalda
El mundo te margina, te aísla matando los sueños
Tú corriendo abrasarla, ella dándote la espalda
No queda más que dormir en la cuna del deceso.


Y el mundo con sus cantos te arrulla,
Para dormir eternamente
Abrasando tu alma
En los regazos del óbito.


El tiempo tu mayor enemigo
No sede espacio ni segundo
Para correr atrás
Y ser otra vez un niño.


Para no ser seducido
Por el virus del amor
Que un día la vida te arrebato
Dando espacio al sufrimiento y al dolor.

Leonardo Alvarado Z.

Una rosa para todos

Eres hermosa flor marchita,

Que adornar los más puros amores

Perfumando la más linda ilusión,

Alegras al triste rosal.


Rosa muerta dulce es tu aroma,

Sencilla y fugas es tu vida,

Que embriagas a dos corazones

Llevándolos al éxtasis de un amor.


Rosa de viejos pétalos melancólicos,

Abrigo perfecto de la humilde pasión,

Abrazo ideal de una amistad,

Y consuelo eterno para el desamor.


Tú que eres cómplice de un beso,

Y eres baúl de recuerdos eternos,

Solo te pido rosa preciosa

Tú seas la amiga eterna de los más puros amores.

Leonardo Alvarado Z

Armonías del deseo

Mientras mis manos zozobran en tu vientre,

Y Mis besos se confunden en tus labios,

Los latidos se coordinaran Creando melodías

para nuestras almas enamoradas.


Como los árboles en otoño

Deja caer tu pudor suavemente,

Y permíteme danzar contigo

Al compás de la noche enardecida.


En tu cintura cóncava

Permítele ser libre al deseo,

Dejándole coger la mano a la inocencia,

Mientras corren dibujando corazones

Entre mundos de fantasía.


Deja que se marche la vergüenza,

Y recibe entre tus brazos a los sueños,

Permite que mi aliento se confunda con el tuyo,

Y que el sol nos acompañe en la mañana

Al son de la apasionante serenata.

Leonardo Alvarado Z.

amigos de la sádica faena

La estupidez del hombre es infinita,
Su sadismo y morbo también.
Sádicos los que festejan la muerte
De un ser vivo,
Y estupidos aquellos que hacen objeto
De su placer al toro y al torero,
Estupidos y sádicos
Los que festejan la muerte de un animal,
Estupidos y sádicos
Los que festejan la muerte de un hombre,
Simplemente no hay más que decir,
Son amigos del sadismo y estupidez del hombre.
Leonardo Alvarado Z.

Somos preguntas, dudas y no respuestas

Amigo de la oscura vida

El bastón es nuestro Dios, luz y guía,

Nuestra voz, nuestro lamento,

Es el eco del mundo silencioso

Que busca la inocente salvación,

Pagando una ramera libertad

Que abraza a la entupida e infame paz.


Amigo decidme tú:

¿El hombre ríe o el hombre llora?

¿El mundo canta o el mundo baila?

¿La mujer ama y el hombre engaña?

Simplemente creo que vivimos enredados

Entre telarañas de nostalgia.


Respóndeme amigo mío:

¿La muerte es gloria o es derrota?

¿Dios nos ama o es irónico?

¿Por qué existe la noche y no el día?

¿Por qué nuestro alimento es la caridad?

¿Por qué la compasión y la solidaridad son nuestros ojos?


No te quedes callado amigo mío:

¿Qué esta frialdad y silencio?

No asustes mi alma háblame te pido,

¿Por qué rompe el silencio la tristeza?

¿Por qué juega la risa tras una lagrima?

¿Por qué la piadosa muerte se esconde tras humor y llanto?


Amigo: ¿Por qué no hemos buscado la luz en el verdor?

¿Por qué no espantamos la muerte con el verdor?

¿Por qué nos refugiamos en frialdad y no en calor?

Dime: ¿Qué mal tiene la frisa verde y el sueño azul?

Dime: ¿Por qué elegimos morir y no vivir?

Creo yo, la mano soplo y destruyo lo que creo un Dios.

LEONARDO ALVARADO Z.

Declaración de amor

Dejadme oírte reír,

Escucharte cantar por las calles,

Dejadme ver que hay en tus ojos

Que me envuelven en tus encantos.


Dejadme cantar contigo

Llenando de ilusiones tus labios,

Permitidme darte un abrazo de infante,

y el beso puro de un gran enamorado.

Permitidme ver el horizonte contigo,

Caminando por el trigal de la mano,

Entretejiendo nuestras vidas,

Creando los más bellos amores.


Quiero reír contigo,

Quiero llorar contigo,

Quiero endulzar tu amargura,

Quiero verte dormir en mis brazos;

Quiero tantas cosas, como quiero quererte,

Como quiero que me quieras,

Como despertar un día, y escuchar en la tarde tu risa,

Diciendo con vos suave un te amo mutuo.

Leonardo Alvarado Z


El secreto de tu mirar

Mirada simple

De palabras complejas,

Dejadme descubrir el cantar de tu alma,

Y lo que oculta tu eterno silencio,

Dime que hay tras una lágrima,

Y los secretos que guarde el amor,

Será llanto o será alegría.


Mirada simple

De palabras complejas,

Que inocente es tu paciencia,

Que fresca es tu sonrisa,

Demuestra la hermosura de la tristeza,

Admirando la locura de la coherencia.


Mirada simple

De palabras complejas,

No voltees a ver el pasado,

Solo mira al trémulo poeta

Que en secreto te esta amando,

Permíteme cantar contigo al alba,

Y permitidle a tu alma

Ser libre al amor inocente.


Mirada simple

De palabras complejas,

Baila, corre, salta,

Llora, ríe, ama.

Leonardo Alvarado Z

Sin canto de esperanza

Si el gorrión dejara de cantar,

El mar no pudiera mas bailar,

Las hojas en un sueño profundo

Cayeran en la mortal eternidad.


El sol sin risa alguna, se encontraría

Prófugo de los versos de la luna;

El viento se transformara en el silencio letal

Y en la vos ausente del poeta protestante.


Si el gorrión dejara de cantar,

La vida dejará de existir,

La muerte danzara en la calle

Endulzándonos con su canto ignorante.


La noche deambulando en las aceras estará

Buscando a la perdida paz, y llorando a la esperanza muerta,

Mientras la libertad loca se encuentra

Imitando el canto del gorrión que ha muerto.

Leonardo Alvarado Z

El gorrión y la rosa

gorrión: Dime rosa hermosa,

Que haces en aquel rosal marchito

De este bosque abandonado.


Rosa: gorrión ingrato,

por qué te encuentras volando

y al amor te has negado.


Gorrión: Rosa tonta,

No me he negado al amor,

El amor se ha negado para mí;

Por eso vuelo desterrado.


Rosa: Gorrión ingenuo,

Mira en cada árbol, en mis compañeras marchitas,

En el mar, y en el viento que vuela,

Que el amor de DIOS no te ha negado,

Ni desterrado solo te espera.

Leonardo Alvarado Z

Marita

Peregrina siempre fuiste,
de tierras lejanas, ajenas a tus ideales,
y lagunas lujuriosas
con cielos profundos donde se pierde mi alma.


Tienes aves que posan en tu nido,
vacíos y confusos pensamientos de la ternura del mundo;
no habido alma que te ate a puerto fijo
ni versos que te calmen en altamar.


Con esa alma poeta sueñas,
un día en un puerto anclar,
que te espere con un verso en sus labios,
Y una pluma para bailar.


Un vino añejo y un cuento para dormir,
y despertar con el alba.
Tienes un ruiseñor en la ventana que te canta.
alma poeta tienes, alma poeta eres.
Con alma poeta sueñas, un día en un puerto anclar.
Leonardo Alvarado Z.


Mi bella América

América, de cabellos largos,
De ojos claros y verdes,
De vientre maternal agua marina,
con rocíos celestiales que inspiran al cantar.


Arrullas en tus brazos a hijos tuyos ya extraños,
Con tus senos andinos, blancos y firmes amamantas con ternura,
Manos de artistas te tocan con dulzura,
Para en boca de todos danzar con frescura.


No eres prostituta; nadie vende tus sueños libertarios,
Porque quien toca tu cuerpo Y duerme entre tu vientre,
Amanece libre, amanece amado.

Grandes idealistas, poetas y artistas,
Te sedujeron con galanterías,
Por eso cuentas con gran afecto las bellezas que hicieron.


Por eso América, sigues viva y tan galante,
Con tantos años por delante,
Tantos versos por regalarte y tantos hijos para amarte.

Leonardo Alvarado Z.